Con el fin de apoyar a las familias más vulnerables de Calama afectadas económica y psicológicamente por los procesos sociales del país y debido a la contingencia sanitaria del Covid-19, la Corporación Municipal de Desarrollo Social (Comdes) ha entregado más de 200 becas de asistencialidad para estos grupos conformados por alumnos que pertenecen al sistema de educación municipal.

Carla Veliz, trabajadora social de Convivencia Escolar de Comdes, explicó que estas ayudas forman parte de una beca de asistencialidad para favorecer el desarrollo personal y educacional de alumnos vulnerables. A fin de ingresar, permanecer y continuar en el sistema educativo y apoyarlos con sus principales necesidades. Para ello, la postulación la realizan el director, orientador y el trabajador social de cada establecimiento educacional”. 

Dentro de los beneficios que entrega esta beca se encuentran las canastas familiares, útiles escolares, vestuario deportivo, remedios, exámenes médicos si los niños así lo requieren, entre otras ayudas más que se puedan acceder dentro del mismo programa social. La atención oftalmológica y los lentes que reciben los jóvenes en los establecimientos también forman parte de este programa. “Hemos entregado aproximadamente más de 200 beneficios en lo que llevamos del primer semestre del total de productos y beneficios”, agregó Carla Véliz. 

Leidy Vital García, trabajadora de Aramark, forma parte de las familias beneficiadas del programa mediante la postulación de su hija mayor Ángeles Justiniano, perteneciente al 2do medio B del Liceo B-8 Francisco de Aguirre. Para ella el apoyo del establecimiento fue importante, ya que su marido falleció producto del Covid-19. 

“Con este virus ninguno de la familia se salvó. Así que nos dio a todos porque yo del trabajo me vine con ese virus. Yo infecté al papá, infecté a mis hijas y fue muy duro para nosotros la pérdida de su papá. Tenía 35 años”, confesó la apoderada. 

Después de esa situación las cosas se han vuelto difíciles, pero agradece haber encontrado trabajo en Aramark para obtener ingresos. “Ahora que he quedado viuda esto me ayuda, me alivia un poco, porque usted sabe que el gasto de colegio de las dos siempre va a ser más duro para mí, porque ahora estoy sola. Así que es muy favorable por esa parte. Solo darle gracias a la Comdes y al colegio, porque estuvo ahí con nosotros”, dijo Leidy Vital. 

Sandy Huchani, dueña de casa en el sector Likantatay, vive con su marido y cuatro hijos. Uno de ellos, Iker Casia, pertenece al 7mo B de la Escuela D-35 República de Grecia y obtuvo la beca de asistencialidad que el equipo de Comdes fue a dejar al sector donde tampoco hay luz y el viento golpea fuerte todos los días. 

 “Hemos pasado luchando con la vida, no queda de otra”, dijo la apoderada, quien reconoce que, pese a sus circunstancias, han recibido apoyo, ya que la misma escuela facilitó equipos e internet para que Iker pueda asistir a las clases online.

“Estoy bien agradecida y contenta por la ayuda. Fue una sorpresa y usted sabe que los gastos uno los tiene todos los días, la mercadería la usa todos los días. Es una gran ayuda para mí que tengo cuatro niños. Muchas gracias por la ayuda y por acordarse de este sector”, comentó la apoderada. “Está bien porque tampoco tenemos tanto dinero para comprar tantos víveres, así como nos trajeron ahora”, aportó Iker. 

Carolaine Lisambarth, apoderada Johan Marín del 5to A de la Escuela República de Grecia, fue beneficiada con la caja de víveres y contó que “es una gran ayuda porque yo lamentablemente no puedo trabajar por el cuidado de los niños y aparte que arriendo y todo eso se complica. Y esto es un gran apoyo y ayuda que me pilla de sorpresa”.

Cabe destacar que esta beca es parte del programa social de la Corporación y que el año pasado logró beneficiar a más de 257 alumnos con diferentes prestaciones que fueron cubiertas con aportes del PADEM. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *