Con el objetivo de buscar alternativas para lograr la apertura oficial de la primera etapa del megaproyecto de Playa La Chimba en Antofagasta, el director regional de Obras Portuarias (DOP) del Ministerio de Obras Públicas (MOP), Alfredo Hernández Collao, se reunió con los concejales de la comuna y explicó la necesidad de continuar trabajando en conjunto con la Municipalidad y el eventual escenario negativo de no hacerlo.     

“Hemos solicitado una reunión al Concejo Municipal para trabajar en conjunto en la búsqueda de alternativas y poder entregar prontamente la playa a la ciudadanía, considerando que viene el periodo estival”, indicó el director regional de la DOP, quien precisó que el objetivo del ministerio es trabajar en conjunto con todas las entidades y encontrar la mejor opción posible -dentro del marco legal- que permita entregar la primera etapa de las obras de la nueva Playa La Chimba.

La autoridad del MOP expresó a los concejales que la mayor preocupación es no llegar a un consenso y a un escenario que permita conservar este nuevo espacio público, ya que la Dirección de Obras Portuarias no tiene potestad administrativa para la mantención, porque es una unidad técnica que solo tiene la tarea de construir obras en el borde costero.

“Si no hay acuerdo, es probable que la playa quede abandonada sin cierre perimetral, sin cuidado de las áreas verdes, sin control ni mantención del alumbrado y tampoco habría servicio de retiro de basura ni limpieza, lo que generaría un problema sanitario que sería algo terrible”, sostuvo Hernández.

La autoridad mencionó que todas estas tareas de mantención las podría ejecutar el municipio mientras se terminan las etapas restantes, tal como ha sucedido con otros proyectos de playas artificiales en la región, en donde gracias al trabajo conjunto con los alcaldes, se lograron construir las playas El Trocadero y Paraíso en Antofagasta, y El Salitre y Covadonga en Tocopilla.              

“Este es un tema bastante complejo y debemos trabajar con todas las entidades pertinentes para poder encontrar una solución que nos permita entregar este nuevo espacio público a la ciudadanía con todos los resguardos posibles”, enfatizó el director regional de la DOP.

Postura de concejales

Quien presentó su opinión al respecto de la situación de la Playa Artificial La Chimba, fue el concejal Luis Aguilera, quien además es presidente de la comisión de ciudades puerto, borde costero y relaciones intencionales del Concejo Municipal. Aguilera recalcó la importancia de que el municipio pueda hacerse cargo de la mantención de las áreas verdes y el aseo para que los vecinos puedan hacer uso como corresponde del borde costero, esto, a través de un convenio de uso provisorio de la playa que ya está construida, según indicó la autoridad.

“No podemos permitir el cierre del proyecto, por no contar con el apoyo municipal, esto no solo afectaría a los ciudadanos sino también a los pescadores artesanales que anhelan que su espacio sea abierto a la comunidad. El alcalde y su municipio deben trabajar de la mano con las instituciones públicas y privadas, para mejorar la calidad de vida de todos sus ciudadanos, poner a disposición recursos, celebrar convenios que permitan el desarrollo de cada rincón de nuestra comuna, de principio a fin en los procesos, y no solamente aparecer en la etapa final cortando la cinta”, informó el concejal Aguilera.

Por su parte, el concejal Ignacio Pozo sostuvo que apoyará la moción de recepcionar la playa, más aún porque es un proyecto anhelado desde hace muchos años y que siempre el sector norte ha sido “olvidado por muchos y dejado de lado”.

“Recuerdo de mis abuelos haber escuchado de playa La Chimba, que era un paseo para los antofagastinos, ir en camión, en liebre, llegar a este sector… y ahora tenemos una playa tan hermosa. La misión de la municipalidad es buscar junto a todas las autoridades la mejor opción para que esa playa sea entregada, sea usada y finalmente se llegue al destino final que es que cada antofagastino y antofagastina pueda usarla, y no hoy de manera ilegal como se está usando porque aún no ha sido recepcionada”, indicó Pozo.

Justamente esto último es algo que ha vivido en primera persona la concejala Karina Guzmán, quien es vecina del sector y que reforzó la idea de que la playa ya está siendo ocupada por bañistas, pese a que aún posee cierre perimetral.

“Yo como vecina ya he ido, y la idea es que se pueda usar pronto porque viene el verano y las personas ya la están ocupando y no queremos estar lamentando un accidente o una tragedia que pueda ocurrir en el lugar, entendiendo las responsabilidades que hay por parte de cada institución, así que estaremos atentos como concejo municipal de las posibles soluciones, ya que se nos explicó que si se entregara de manera definitiva tendríamos que esperar hasta el 2023”, informó Guzmán.

Además la concejala agregó que “a nosotros como vecinos y vecinas nos interesa que se entregue lo antes posible con las responsabilidades que tiene cada institución. Como vecina estoy atenta y como concejala estoy disponible para ver las mejores opciones para todas las entidades que tienen responsabilidades legales”.

Etapas

La autoridad regional del MOP detalló que para hacer posible este megaproyecto, se diseñó en tres etapas: la primera que ya está ejecutada y que consideró la construcción de la playa y caleta por unos $6.000 millones, financiados gracias a una alianza público privada, entre Gobierno, Creo, BHP y Municipalidad. 

Respecto a la segunda etapa correspondiente al acceso por un monto estimado de $2.000 millones gubernamentales, el director expuso que está próxima a su licitación, mientras que la tercera por el orden de los $2.000 millones, se ejecutará en 2022 y comprenderá las obras complementarias (edificios y más luminarias).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *