Con una charla orientada a analizar la variable de género en los procesos judiciales de mujeres imputadas o condenadas por un delito concluyó el curso de formación de agentes preventivos de la violencia impartido por SernamEG a más de cuarenta profesionales de la Defensoría Penal Pública región de Antofagasta.

La directora regional del SernamEG, Pamela Astete Chacón, valoró la iniciativa por cuanto “como SernamEG debemos velar por los derechos de todas las mujeres, inclusives aquellas que están privadas de libertad o se enfrentan a un juicio porque, tal como dijo la expositora del último taller, por lo general el derecho es aplicado en un país desde la perspectiva androcéntrica”.

La encargada de dictar la ponencia, la abogada del programa de Atención, Protección y Reparación del área Violencia Contra las Mujeres de SernamEG de nivel central, Alicia Candia Molina, explicó que existen una serie de variables a considerar cuando una mujer comete un delito.

Por una parte, explicó, en la mayor parte de los parricidios está detrás una biografía de larga data de violencia intrafamiliar; para el caso del tráfico de drogas, la mujer comúnmente se asocia a bandas lideradas por hombres; y en los infanticidios, Candia dijo que ha conocido casos en que las mujeres incurrieron en este tipo de delitos al verse enfrentadas a una violación.

Según datos de la Defensoría, de las 366 mil causas en que intervino en 2020 el 17 por ciento tuvo a una mujer como imputada. Cifras de Gendarmería del mismo año, en tanto, señalaron que los 83 recintos penitenciarios del país están ocupados por 36 mil 387 hombres y dos mil 851 mujeres.

Una mujer que cumple una condena, prosiguió Candia, es doblemente castigadas al ser sorprendidas con un celular y que este dispositivo es empleado para no perder contacto con sus hijas e hijos. La arquitectura de las cárceles tampoco atiende adecuadamente las necesidades de las mujeres e inclusive, en la zona norte del país las mujeres que hablan quechua no colaboran con la defensa en razón de la desconfianza que demuestran con el sistema penal chileno.

El proceso de formación como agentes preventivos impartido por SernamEG en la Defensoría, que comenzó en noviembre, fue aplicado asimismo a otras entidades de la región como Fundación Tierra Esperanza, Corporación Magíster Educacional y Carabineros de Sierra Gorda, Ollagüe, Baquedano y Chiu Chiu, entre otras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *