• Psicólogo UCN, Dr. Rodrigo Moya explicó las repercusiones a nivel mental que nos generan los múltiples problemas que actualmente nos aquejan como sociedad.

Encarecimiento del costo de vida por la inflación, inseguridad y aumento de la delincuencia, incertidumbre política y polarización social, los efectos de la pandemia, las nuevas variantes del covid, la sequía y los vientos de guerra que corren en distintos puntos del planeta. Juntos o por separado, estos factores -entre otros- han causado un aumento de los problemas de salud mental de la población.

Uno de los indicadores de esto es un reciente estudio del Observatorio de Infancias y Juventudes de la Región de Antofagasta (OIJ), ejecutado por la Escuela de Psicología de la Universidad Católica del Norte (UCN), que dio cuenta del alza, producto de la pandemia, de la desconcentración y la ansiedad en el segmento juvenil de la zona durante el último año.

Ampliando el espectro de los factores causantes del deterioro de la salud mental, el docente de esa unidad académica de la UCN, Dr. Rodrigo Moya, quien además lideró el estudio antes mencionado, entregó a la población en general una serie de tips para sobrellevar los convulsionados tiempos actuales. “Las noticias negativas sí tienen un impacto en el comportamiento de las personas. Hay muchos estudios que plantean eso, de cómo la información impacta en la salud mental de sus consumidores. Va generando preocupaciones, como lo que pasó con el tema del estallido social, la pandemia, las restricciones, en fin. Las noticias negativas sí tienen un impacto en la salud mental”, inicia.

TIPS

Si bien no podemos desconocer, ni muchos menos escapar de estos factores de estrés, puesto que muchos de ellos los vivimos a diario, Moya menciona algunos ejercicios que pueden mitigar los efectos.

“Recomiendo conversar mucho a nivel familiar las cosas que están pasando, y conocer los puntos de vista de los niños y adolescentes. Otra cosa es compartir más en actividades físicas, ya sea en familia o con amigos, el juntarse un poco más siempre, acatando las medidas necesarias para prevenir contagios”.

Asimismo, explicó que hay detalles que influyen mucho en nuestro ánimo si nos detenemos y tomamos algunos minutos de nuestro tiempo para contemplar y respirar. “En Antofagasta somos bien privilegiados al poseer una vasta costa con potentes atardeceres. De vez en cuando hay que salir a caminar y contemplar el paisaje, respirar. Eso ayuda mucho. Hay que desconectarse, dejando el celular en la casa un rato, y ojo que todo lo que estoy diciendo no implica gastos, la naturaleza está ahí, las conversaciones están ahí”, explica el académico.

 No obstante, es enfático en decir que si la persona ya tiene problemas emocionales o psicológicos que le están siendo frecuentes o que están afectando su rutina, debe ir con profesionales del área, ya sean psicólogos o psiquiatras.

REDES SOCIALES

El constante exceso de información que entregan las redes sociales también puede constituirse como un foco de estrés y ansiedad, más si estas noticias muchas veces tienen como objetivo el clickbait, neologismo digital que implica atraer al usuario con información sobredimensionada, alarmista o sencillamente falsa. “Se han realizado muchos estudios con respecto a eso, sobre el impacto que tienen facebook y las redes sociales en las personas. Uno de estos, por ejemplo es el validarse mediante likes. Hay que saber manejar las redes sociales, son importantes, pero no obstante también pueden llegar a ser una fuente de estrés enorme en las personas que las consumen, son dependientes”, advierte.

Por ello, llama a dedicarse también a actividades dentro del hogar, como por ejemplo el aprender una nueva disciplina, proponerse objetivos y trabajar en aspectos que contribuyan a destacar un nuevo talento. “Hay mucha gente, muchos amigos que se centraron más bien en los cultivos, o la jardinería, pero principalmente cultivar también alimentos orgánicos. Es un acto que ayuda a que te despejes también de todo eso. Estar preocupado como por ejemplo del cultivo, de las flores, del riego, etcétera. Hay personas que encontraron un gran refugio en eso, y no está mal. Otras personas tienen más mascotas y salen con ellas, y que también son un apoyo afectivo”.

Rodrigo Moya llama a evitar el morbo. Específicamente aquellos videos de contenidos violentos que muchas veces llegan por cadenas de Whatsapp, los cuales no aportan a la información. “Ojalá esto no se replicara y que uno tenga la predisposición de no enviar eso, porque está demás. Estos videos siguen afectando, siguen re victimizando a familias y lo violentan a uno. Hay mucha gente con este sentido de morbo que necesita que el resto lo siga viendo, y en realidad, es cosa de pensar ‘tengo esto en mi poder, hasta aquí nomás llego y punto’. Videos de este tipo pueden traer grandes consecuencias en algunas personas”.

NUESTROS LÍMITES

Finalmente, el académico de la UCN dice que no debemos porqué consumir toda la información que nos llega, lo que no quiere decir que uno evada la realidad, sino que también se debe aceptar hasta dónde aguanta nuestra estabilidad emocional. “Cuando optamos por desconectarnos, a la vez nos conectamos con nosotros mismos y eso hace que nos conozcamos más,  colocando estos límites que muchas veces no logramos fijar. Por lo tanto, creo que es un acto de valentía el conocerte, el conocer el ser, conocerte a ti mismo, conocer cuáles son tus capacidades, cuáles son tus límites a nivel de tolerancia y decir ‘ya, con esto ya no’, o bien ‘yo creo que si me meto en esto, o si yo sigo en esto, me voy a seguir enfermando y después nadie me va a venir a ayudar o nadie me va a venir a dar una palabra de aliento’”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.