• La infraestructura del nuevo Retén Alemania está basada en un modelo estándar para recintos fronterizos. 

Un 42% de avance alcanza la ejecución de las obras de reposición con relocalización del actual “Retén Alemania” de Carabineros de Chile, ubicado en el kilómetro 1.143 de la Ruta 5 Norte, en el sector denominado Aguas Verdes de la comuna de Taltal, según constataron autoridades locales y regionales en una inspección realizada a los trabajos.      

El alcalde de la comuna de Taltal, Guillermo Hidalgo, agradeció al seremi y a la Dirección de Arquitectura por la invitación para inspeccionar el avance de este proyecto de seguridad. “Este cuartel históricamente era un control fronterizo y hoy resguarda a la Ruta 5, lo que hace importante a este proyecto que brindará un mejor bienestar a los funcionarios que hacen patria en este lugar”, indicó.            

Son más de $4 mil millones financiados por Carabineros para la ejecución de este proyecto que es mandatado al MOP a través Dirección Regional de Arquitectura, y que, junto con el aporte a la operatividad de la institución policial, también ha generado un positivo impacto de mano de obra local, superando las 80 contrataciones.   

“Hemos podido comprobar en el recorrido a este nuevo recinto para Carabineros que está ubicado en pleno desierto, que es importante que los funcionarios puedan disponer de infraestructura y dependencias adecuadas para que puedan cumplir su labor”, manifestó el seremi del MOP, Oscar Orellana, quien detalló que las obras consideran habitaciones cómodas, con baños e instalaciones recreacionales, en un nuevo recinto que fue pensado para poder aumentar la operación policial en la zona.       

El nuevo cuartel se distribuirá en tres grandes áreas: operativa, habitabilidad y servicios, basada en un modelo estándar para cuarteles fronterizos. Y su diseño incorpora criterios de eficiencia energética y contará con certificación CES, con sistema solar de calefacción de agua sanitaria y revestimientos con aislación térmica. 

El director regional de Arquitectura, Werner Köhnenkamp, explicó que este es un edificio de mil metros cuadrados, en donde predomina la madera y un material pre-armado, con características innovadoras respecto al uso de la energía de forma eficiente. “Se conforma con una modulación y patios interiores de acuerdo al contexto desértico, con el fin de adecuarse a las diferentes necesidades de la operación policial en esta zona tan inhóspita”, aseveró.       

Debido a la localización aislada, los servicios básicos se diseñaron como sistemas privados, con estanque de agua potable con provisión de aljibe, planta de tratamiento de aguas servidas y dos grupos generadores para provisión eléctrica. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.