Cuidadoras cuentan sus historias de amor y dedicación

“Francisquito era mi segundo hijo adoptivo (el primero tiene autismo), tenía daño neurológico severo. Lamentablemente, falleció el año pasado producto del covid junto a mi mamá. Ha sido bastante difícil superar su partida, porque era su mamá 24/7. Para mí, el cuidado es muy importante, es brindar amor y querer siempre el bienestar de la persona que uno ama”.

Este es el testimonio de Anna Rementería, presidenta de la Agrupación “Hadas Cuidadoras” de Antofagasta, que hace pocos días se graduó junto a cinco de sus compañeras en el Primer Curso de Asistentes de Cuidados dictado por la Universidad Mayor, apoyadas por el Ministerio de Desarrollo Social y Familia.

Durante ocho meses, sus historias, esfuerzos y también anhelos fueron parte de las temáticas que abordó este grupo de cuidadoras integrado por Sidney Aguilera, Irma Oyanedel, Carolina Vicencio, Rita Bracho, Magdalena Pérez y la mencionada presidenta,  quienes certificaron sus aprendizajes en la universidad. Ahora también podrán sacar sus credenciales entregadas por el Gobierno y optar así a diferentes  beneficios.

ENCUENTRO

Para conocer esta realidad y la importancia de estar en el Registro Nacional de Cuidados, la agrupación se reunió con la delegada presidencial Karen Behrens y las seremis de Desarrollo Social y Familia y de la Mujer, Berta Torrejón y Paulina Larrondo, respectivamente, a fin de analizar los alcances de la entrega de este documento. También estuvieron  presentes el director zonal (s) de Fonasa, Juan Carlos Vidal, y el coordinador regional de Senama, Marco Rodríguez.

La mayoría de las personas a cargo de estas funciones son mujeres (85% según la Encuesta de Bienestar Social 2021) y no reciben remuneración, ya que en la mayoría de los casos cuidan a un familiar con dependencia moderada o severa (discapacidad), con el consiguiente impacto en extenuantes horas y que también conlleva un desgaste sicológico y emocional.

En la ocasión, las cuidadoras realizaron diversas consultas a las autoridades, especialmente las relacionados con la actualización de datos en el Registro Social de Hogares y los beneficios que trae aparejada la entrega de esta credencial.

Se estima que en la región la cifra de cuidadoras supera las 5 cinco mil, por lo que la actualización de sus datos es clave en el Registro. Esto último es un reconocimiento a las personas que están a cargo de esta labores durante años.

BENEFICIOS

La delegada Karen Behrens destacó al gran aporte al cuidado de las personas, quienes ahora con el Sistema Nacional de Cuidados podrán  distribuir de mejor manera esta carga de trabajo realizada por las familias, con el propósito de recibir diferentes ayudas.

“Este es un cambio de paradigma respecto a los cuidados, donde el 85% son mujeres.  Esta no es sólo una tarea de amor, también es un trabajo que aporta mucho a nuestro país, pues el cuidado es una necesidad y nuestro objetivo, como gobierno del Presidente Gabriel Boric, es darle visibilidad”, señaló.

Entre los beneficios de la credencial destacan atención preferente en Salud, Sucursales de Fonasa, de Chile Atiende, BancoEstado y Registro Civil, además de las oficinas de Serviu, Senadis y Senama, tomando en consideración el escaso tiempo con que cuentan para realizar diferentes trámites.

Otro de los casos es de la venezolana Rita Bracho, quien llegó hace cuatro años a Antofagasta con su familia. Su hijo mayor sufre una extraña enfermedad (Síndrome Criduchat) que le impide caminar y sólo emite algunas palabras, por lo que requiere de su atención las 24 horas del día.

Admite que es difícil  ser cuidadora  de su hijo y hacer frente a una realidad muchas veces desconocida para la mayoría de las personas. “Mi hijo requiere atención todo el día. Uno no se da cuenta del paso del tiempo, pero a veces uno no sale por mucho tiempo y cuando lo hacer, no se da cuenta que hay nuevos edificios o que han cambiado muchas cosas”.

RECONOCIMIENTO

En esta línea, las seremis Berta Torrejón y Paulina Larrondo resaltaron el enorme trabajo de estas cuidadoras, quienes muchas veces sacrifican su vida personal por la de sus familiares.

Ambas autoridades también mencionaron la importancia de esta nueva política de cuidados, que permite a las mujeres visibilizar su labor.  Por tal razón, señalaron que el Registro Nacional es un gran paso para ayudarlas en este trabajo. Un dato para tener en cuenta es que el certificado de persona cuidadora no está relacionado al tramo de calificación socioeconómica, sino que sólo a estar registrada como cuidadora, tanto principal como secund

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.