El organismo se encuentra diagnosticando las circunstancias de la emergencia y verificando que la concesionaria asegure la operatividad del servicio de alcantarillado.

La Superintendencia de Servicios Sanitarios (SISS) se encuentra en terreno fiscalizando las acciones de mitigación que Aguas Antofagasta está adoptando, tras constatar la descarga de aguas servidas desde a planta elevadora Croacia hacia al borde costero, y que luego fueron desviadas a la planta elevadora sur.

La concesionaria tiene la obligación de garantizar la calidad y continuidad de los servicios que presta, entre ellos la recolección de aguas servidas (art. 35 de la Ley General de Servicios Sanitarios). En este contexto, la SISS, junto con investigar las causas del origen de la falla de la infraestructura sanitaria, ha instruido a la empresa para que tome las medidas provisorias que permitan mantener el servicio de recolección de aguas servidas durante la emergencia aspecto que está siendo también fiscalizado.

Paralelamente, la SISS requerirá formalmente a la empresa concesionaria todos los antecedentes técnicos respecto del evento, como especificaciones de la infraestructura dañada, historial de mantenimiento, origen de la falla, volumen de descarga estimado, comunicación a autoridades, detalle de las acciones de mitigación, entre otros, y las acciones que implementarán para garantizar en el futuro la continuidad del servicio.

La SISS informó, además, que instruyó a la sanitaria que realice las coordinaciones necesarias con las autoridades del Ministerio de Obras Públicas y de la carretera, para minimizar los efectos que puedan generar los trabajos de recuperación de la’ infraestructura sanitaria dañada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.