Los índices de pobreza en pandemia tanto nacionales como regionales repercutieron con mayor fuerza en las trabajadoras remuneradas.

El programa Jefas de Hogar del SernamEG alcanzó las 600 mujeres participantes este año en las ocho comunas donde está presente. Al concluir este 2022, gran parte de ellas asistieron a los diversos encuentros comunales organizados juntos a los respectivos municipios, a fin de sopesar los logros alcanzados y proyectarse al próximo, con proyectos laborales definidos.

Estos encuentros comenzaron el Taltal el 7 de noviembre para proseguir en Mejillones el 24 del mismo mes, Tocopilla el 2 de diciembre, San Pedro de Atacama el 6 y Antofagasta el recién pasado miércoles 7. Calama efectuó este trabajo en julio, en tanto que María Elena y Sierra Gorda al incorporarse al programa este año esperarán el próximo para efectuar las evaluaciones.

La encargada regional del programa, Alejandra Gajardo Collao, sostuvo que las mujeres en general demostraron similitudes en sus planteamientos, ya sea en zonas distantes como Calama, donde se inscribieron 110 mujeres, y Taltal, con 55.

“La importancia de proseguir con el tema del cuidado infantil, con vinculación con otro programa del SernamEG como es el 4 a 7, y la relevancia que adquiere la regularización migratoria, en lugares donde contamos con varias mujeres de origen extranjero como en San Pedro de Atacama, fueron temas transversales que resultaron de cada conversación”, afirmó Gajardo.

Los encuentros se organizaron en torno a mesas de trabajo divididas según el interés demostrado por las participantes para desarrollar sus habilidades, ya sea en el ámbito dependiente o para la generación de sus propios negocios.

“En el caso de quienes desarrollarán sus planes de vida por un trabajo dependiente, los intereses giraron en materias relacionadas con la demanda de cursos de capacitación acorde a lo que requiere el mercado laboral actual y también actualizar conocimientos en alfabetización digital. Las emprendedoras en su mayoría quisieron obtener información detallada de los fondos de fomento públicos y privados como los concursos del Fosis y Sercotec”.

En las rondas de trabajo de Antofagasta expusieron el director del Centro de Desarrollo de Negocios de Sercotec, Paulo Villanueva Vera, institución que se aboca al apoyo de la actividad emprendedora sin costos para las mujeres, y la profesional de la Oficina de Intermediación Laboral de la Municipalidad de Antofagasta, Gina Flores, quien graficó con resultados concretos la ayuda que ofrecen a través de campañas de reclutamientos masivos, ferias laborales, capacitación en oficios no tradicionales para mujeres y vinculaciones con empresas.

Una de las participantes, Nicole Contreras Jofré, dedicada al área del emprendimiento de artículos gráficos en Antofagasta, afirmó que “una es mamá, dueña de casa, mujer y tenemos que dividirnos entre el trabajo (remunerado) y las labores del hogar; en estos tiempos es estresante, porque una se tiene que ordenar y orientar, pero bien planificado se puede lograr todo en esta vida”.

Las primeras certificaciones de egreso del programa Jefas de Hogar 2022 están planificadas para mediados del próximo año, debido a que el plan de trabajo contempla una preparación completa, a fin de habilitar a las mujeres con capacitaciones y el acceso preferente a planes de salud odontológicos y ginecológicos, y de esta forma enfrentar un ambiente laboral que, debido a la pandemia de covid 19, retrotrajo a las trabajadoras a como estaban en 2010.

Según el Termómetro Laboral, la tasa de desocupación de mujeres en la región bajó de un 9,6 por ciento en el trimestre junio, agosto y septiembre de 2020 al 9,1 por ciento en los tres meses de 2021; mientras que la desocupación de hombres bajó de un 9,7 al 7,9 en el mismo periodo. Este reporte destaca que el 98 por ciento de las personas inactivas por responsabilidades familiares permanentes fueron mujeres, equivalente a 65 mil 305 personas.

El informe GEM, que prepara el Centro de Emprendimiento y de la Pyme de la Universidad Católica del Norte, señaló que la tasa de emprendimiento femenina regional cayó en pandemia de un 39,8 por ciento en 2019 al 21,9 por ciento en 2020, en sus etapas iniciales, para repuntar al 27,1 por ciento en 2021.

La encuesta Casen de 2020 reporta que la pobreza de la jefatura de hogar femenina a nivel país pasó de un 9,2 por ciento en 2017 a 11,4 en 2020; los jefes de hogar, en tanto, se situaron en estos años de un 6,4 a un 7,6 por ciento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.