• La iniciativa de uso público fue desarrollada por el Centro para la Investigación de Mentes Saludables de la Universidad de Wisconsin, Madison.

El regreso a la presencialidad en el aula de clases presentó grandes desafíos para los equipos pedagógicos, sobre todo en la primera infancia. Sin embargo, a través del proyecto Volvamos Juntos y una alianza entre la Pontificia Universidad Católica de Chile, la Universidad Católica del Norte (UCN), la Junta Nacional de Jardines Infantiles (JUNJI), la Corporación Municipal de Desarrollo Social y la Escondida | BHP, se implementó el “Programa de la Amabilidad” para abordar el desarrollo socioemocional de 1.300 niños y niñas de la comuna de Antofagasta con diversas estrategias educativas.

La iniciativa implicó que, a través de la respiración consciente y lectura de cuentos y canciones, entre otras dinámicas, se abordaron conceptos como la amabilidad, el perdón, la gratitud, ser atentos y cariñosos. Esto, durante el segundo semestre en jardines infantiles JUNJI, Escuelas de Párvulos y VTF, comenzando con una capacitación a 130 educadoras y asistentes de párvulos, donde uno de los mayores desafíos fue contextualizar el programa desarrollado por el Centro para la Investigación de Mentes Saludables de la Universidad de Wisconsin, Madison  para la realidad de aulas de educación parvularia de la zona norte del país.

Marcela Díaz Corro es directora del Jardín Infantil “Capullito”, espacio que cuenta con sello ecológico inclusivo y fomenta la conexión con la naturaleza y con uno mismo. Respecto a la implementación del Programa de la Amabilidad, comentó que “nos favoreció mucho en cuanto a la implementación de nuestra misión, que enfatiza sobre el respeto de sí mismo, del otro y con el medioambiente. Por este motivo incorporamos una actividad de trekking y meditación con las educadoras y asistentes, ya que si el equipo está bien, los niños también lo están junto a sus familias”.

“Pensando justamente en el contexto post pandemia y ver cuál era la necesidad sentida que existía con el retorno a clases, al escuchar el testimonio de nuestras educadoras podemos afirmar que no nos equivocamos en darle énfasis al aprendizaje socioemocional, por lo tanto, creo que este programa cumplió enormemente los objetivos propuestos y estamos finalizando el año con una sensación muy gratificante”, comentó Gloria Carmona Alfaro, coordinadora del Programa de la Amabilidad en Junji Antofagasta.

VOLVAMOS JUNTOS CON AMABILIDAD

En 2022 nació la posibilidad de reorientar el proyecto Volvamos Juntos, a través de la Mesa de Retorno que se generó en pandemia (2020) para trabajar la prevención y control de contagios, además de generar condiciones de bienestar integral y de prevención ante la contingencia sanitaria.

“Iniciamos el año 2020 en plena pandemia para poder atender distintas necesidades que tenían los jardines, pequeñas y medianas empresas para volver a la presencialidad, además de las dificultades para entender el COVID. Hoy día hemos evolucionado a hacernos cargo de las consecuencias que tuvo la pandemia y cómo este efecto se ve en nuestros niños y niñas, por lo tanto, es un orgullo ser partícipe de esto y contribuir apoyando la ejecución de este proyecto”, manifestó Hernán Cáceres, director del programa Volvamos Juntos.

Así surgió la idea de acudir al Programa de la Amabilidad creado por el profesor de psicología Richard Davidson, al cual Pilar Tapia, jefa de Carrera y Pedagogía en Educación Parvularia de la UCN, espera darle continuidad. “Viendo los resultados que obtuvimos y la evaluación positiva de sus participantes, consideramos que es factible seguir replicando este programa en la comuna y realizar mejoras para socializar sus iniciativas con las familias y aplicarlo a otros niveles más pequeños o más grandes también; la idea es seguir piloteando”, explicó Pilar.

En tanto, la directora regional de Junji Antofagasta, Lidia Julio, extendió las gracias al equipo que coordinó e implementó esta iniciativa: “Asegurando el bienestar de la salud física y mental, tanto de las niñas y los niños, como también de los equipos educativos, soy una profesional que está convencida de que estos contextos aumentan la creatividad, la innovación y la potenciación de funciones cognitivas, haciéndonos conscientes de un mejor aprendizaje y transformando sus vidas, lo cual es nuestro compromiso y una responsabilidad gigante con la sociedad”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.