• A través del proyecto AcuyMinAgro, la Universidad potenciará el desarrollo técnico y social al interior de la región de Antofagasta

La Universidad Católica del Norte (UCN) y la Comunidad Licanantay de Toconao firmaron un convenio mediante el cual la casa de estudios, a través del proyecto AcuyMinAgro, potenciará el desarrollo técnico y social de los procesos productivos al interior de la región de Antofagasta.

La actividad fue encabezada por el rector de la UCN, Dr. Rodrigo Alda Varas; y el presidente de la Cooperativa Lickanantay de Toconao, Wilfredo Cruz González; quienes, junto a autoridades universitarias y representantes de la comunidad atacameña, firmaron el convenio para establecer redes que posibiliten el intercambio de conocimiento y optimización en el ámbito del desarrollo social y económico local.

Esta alianza estratégica mediante el proyecto AcuyMinAgro -financiado por el gobierno regional de Antofagasta por medio del Fondo de Innovación para la Competitividad- busca generar apoyo técnico a la Cooperativa Campesina de Altura Lickanantay en temáticas como el efecto del cambio climático en unidades productivas de la comunidad.

Así lo explicó Luis Pereira, director de AcuyMinAgro, señalando que, para mantener un liderazgo en la Zona Norte es primordial “escuchar” al territorio. “De esta forma fue que nuestro rector actuó como un agente de cambio en una visita que realizó al viñedo de don Ánjel Puca, quien nos planteó la necesidad de colaboración. Gracias a la acogida del rector llevamos un año de trabajo conjunto y estamos firmando un convenio de cooperación a largo plazo con la Cooperativa Lickanantay, donde Anjel es socio”, sostuvo  Pereira.

Por su parte, el rector Rodrigo Alda indicó que “es muy satisfactorio ver que con este proyecto se está materializando la contribución a los distintos comuneros para que puedan mejorar su trabajo y su producto”.

TRABAJO CONJUNTO

En cuanto al significado del convenio, el presidente de la Cooperativa Lickanantay de Toconao, Wilfredo Cruz González, explicó que con este trabajo colaborativo “tendremos academia para poder hacernos más sustentables en el tiempo y seguir nuestra hoja de ruta como cooperativa, buscando, por ejemplo, que nuestra gente el día de mañana tenga una jubilación, y eso lo debemos destacar”.

En la firma, Wilfredo Cruz Muraña, gerente general de la Cooperativa Campesina Lickanantay, valoró los beneficios productivos que esto traerá a la comunidad: “Esperemos que este convenio avance mucho más a otros ámbitos como la agroindustria y otros productos locales. Hay mucho potencial en la comunidad y mejorar procesos a través de la investigación es importante; por ejemplo, estamos entrando en el paradigma del riego y hay preguntas que los mismos socios van levantando y qué mejor que trabajar de la mano con la universidad y aportar. El modelo demuestra que cuando la academia y los productores se juntan, ahí hay desarrollo”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.